Regresenme a mi Monterrey

– En memoria da las victimas del Casino Royale en Monterrey 

Jueves 25, 3:00 PM. El barullo de la gente, el sonido de las monedas, las campanas y el olor a cigarro, un paraíso para Martha.

Viuda desde hace años, dos hijos, una nuera, dos nietos y un perro.

3:24 PM. Saluda a Lupita, pide dos cartones, una diet y la sopa del día. La de a un lado grita “Buena”.

“Me quede por una” piensa Martha.

3:43 PM. El golpe seco de las puertas. Un corto silencio. Ladridos de hombre. Gritos rojos. “Dios mío, que hago aquí”.
 Abraza a Lupita, cierra los ojos y en voz alta reza;

“Padre nuestro, que estás en el cielo…

_

La misma historia… la tía de una tía, la suegra de mi primo, la mamá de la vecina, la novia del amigo. 61 muertos. No puedo respirar. La misma escena en repeat; el color de la ceniza, el rojo en la piel, gritos ahogados. No puedo dejar de llorar.

Me duele Monterrey. Roto, violado, impotente, secuestrado. Tenía meses con los ojos cerrados. ¿De qué sirve ver?

Luego fuego…Ves por que ves.

A Monterrey lo llevo en el apellido. Lo llevo en mi abuelo, en mi padre. En mi abuela y su abuela. Treviño, González, Garza, Chapa. Yo a Monterrey lo llevo en la sangre.

Monterrey es sus montañas, erguidas, majestuosas, imponentes, presentes.
 Monterrey es industria, acero, vidrio, cemento y cerveza.

Monterrey son los Eugenios. Tres de muchos que le apostaron a Monterrey; Garza Sada, Garza Lagüera, Clariond. No con dinero, sino con trabajo y ayudando a su comunidad. Con corazón y trabajo.

Mi bisabuelo fue obrero en Cervecería. Todos los viernes le hacían fiestas. No tenía seguro social, pero tenía un hospital de primera. Aún no existía el Infonavit, pero el vivía en una casa que Cervecería le facilitó. No era socio de ningún club deportivo, pero tenía un espacio con albercas, palapas y canchas a donde invitaban a sus familias a convivir todos los domingos.

Eso es Monterrey; una comunidad justa, equitativa, recia, con corazón.

La gente de antes tenía muy claro cómo se trabajaba. Tenían muy claro sus prioridades; La familia, la comunidad, el trabajo.

Mi abuelo por parte de mi mamá tenía un negocio propio. No le pidió dinero a ningún banco, no tenia créditos que no podía pagar. Tenia una tiendita en la parte de abajo de su casa. 
Primero cocas y papitas. Luego leche y carne y queso y medicinas. Poco a poco. Lo que necesitara la comunidad en donde vivía.

La gente de antes sabía que no había atajos, sabía que para que algo naciera y creciera derecho se tenía que cultivar, cuidar, amar y trabajar, diario y sin prisa.

Alma, manos y fe. Los estudios formales eran lo de menos.

Se trabajaba arduamente, pero día a día. Se ayudaba a la familia. No había trucos ni tranzas.

A Enrique y Clemente los adoptó mi abuelo, ellos no tenían mamá ni papá. Les dio un trabajo, ropa y escuela. Mi abuela ayudaba a despachar y los nietos ayudábamos a Marinela con los gansitos y a FEMSA con las cocas chiquitas. Ahora que lo pienso, esa tiendita de la esquina era en realidad una comunidad.

En Monterrey nos gusta el dinero, sin duda y sin pena. Sabemos lo que cuesta y no le tenemos miedo al trabajo. La diferencia entre hoy y ayer es que antes sabíamos que el dinero era solo el medio y hoy es el objetivo, casi una religión. ¿Siendo así, cómo extrañarnos de lo que pasó ese rojo jueves 25?

La sociedad somos nosotros, no los gobernadores, no los maleantes, ni los ricos, ni los influyentes.

Regresemos a nuestras raíces, fortalezcamos nuestras comunidades. Levanta la cabeza de tu celular, cierra la computadora, veamos al de enfrente de frente. Ayuda sin que te lo pidan, haz lo correcto aunque nadie te vea.

Señores, el karma es el mejor negocio de todos.

Regresenme a mi Monterrey.

brenda treviño g. | TRESSIETESEIS

Comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s